Comerciante de camarón fue asesinado en zona rural de Portoviejo

Las balas alarmaron a los habitantes del sitio Mejía, territorio de la parroquia Picoazá, de Portoviejo, Manabí. Un comerciante de camarón fue atacado a tiros cuando conducía una motocicleta. El hecho se registró aproximadamente a las 17h00 de este sábado 6 de julio. 

Según testigos los pistoleros siguieron en moto a su víctima quien trató de huir, pero fue alcanzado por los tiros. La víctima, identificada como José Geovanny Morrillo, de aproximadamente 35 años, quedó en la parte externa de un taller. 

Al sitio llegó una fémina que se abalanzó sobre el cadáver y lloraba de forma desconsolada. Cuando los organismos de socorro llegaron al sitio solo se pudo comprobar el deceso. La escena fue tomada por personal de Criminalística quienes levantaron indicios balísticos de un arma de fuego calibre 9 milímetros. La violencia apagó tres vidas en Portoviejo en una semana. El primer caso se registró la mañana del martes 2 de julio cuando asesinaron al político José Miguel Mendoza, en la ciudadela Municipal. 

Dos días después, la noche del 4 de julio, un hombre identificado como Jefferson Bravo, fue ultimado a tiros en la ciudadela Briones, de la populosa parroquia San Pablo. El último caso fue el registrado en el sitio Mejia donde la víctima fue el comerciante Morrillo.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

ACCIÓN EMPRESARIAL CONCERTADA

Los índices de ventas y empleo son un reflejo de cómo les está yendo a las empresas en este 2024. Las estadísticas oficiales que hablan de una menor facturación y de mayor dificultad para crear trabajo adecuado retratan un escenario

Leer más »
OPINIÓN

EL BOOM DE LOS PODCASTS

En la era digital, el auge de los podcasts ha revolucionado la forma en que consumimos información y entretenimiento. Este fenómeno ha transformado tanto la producción de contenido como su distribución a través de las redes sociales, ofreciendo oportunidades y

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore