LA INSEGURA SEGURIDAD

El régimen del presidente Guillermo Lasso ha hecho agua por muchos frentes en su administración, pero ha sido en la seguridad, quizá porque es la más cruenta, con vidas cobradas, pánico extendido y descontrol total, la que más demandas tiene y ninguna solución ofrece.

Específicamente dentro de las instituciones encargadas directamente de la seguridad, se creó la Secretaría de Seguridad con un titular, Diego Ordóñez, quien pasó desapercibido, sin dotarle de un sentido coordinado con las otras instituciones al desbocado crecimiento del crimen organizado. Fue condecorado por la Policía como un mérito a su ineficiencia, situación que constituye una afrenta para el país.

Se nombró a dos generales para asumir toda una estrategia contra la delincuencia organizada, lo hicieron con un exagerado discurso de solvencia y han transcurrido tres meses, con una renuncia para un nuevo discurso resumido en dejar “una doctrina democrática y actualizada de seguridad nacional”.

Entre discursos renunció el primero de los generales a tres meses de su nombramiento, las palabras priman en los informes y los hechos se degradan en la práctica, mientras la seguridad cada día es más insegura en el país. Esperar a que cese en sus funciones, es la única esperanza de todos los inseguros ecuatorianos.

MÁS NOTICIAS

Crónica

Detenidos con Armas y Droga

Mediante la operación Cero Impunidad 4, la Policía Nacional detuvo a 101 sujetos, que están relacionados con el cometimiento de varios actos ilícitos.

Los uniformados ejecutaron 23 allanamientos, en las provincias de Manabí, Santa Elena, Los Ríos, Esmeraldas y El

Leer más »
Crónica

Piden Reparación Integral por Muerte de Intriago

A un mes de cumplir el primer año de la muerte del alcalde eterno de Manta, Agustín Intriago, los jueces han pedido que sus criminales paguen una reparación integral. Los magistrados del Palacio de Justicia establecieron que las personas condenadas

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore