El último adiós, con sus amigas cargando el féretro

El fuerte calor, el acontecimiento de su muerte o tal vez las hipótesis sobre el ataque a la modelo Landy Párraga, quien fue asesinada el domingo en la Quadra, fueron los pretextos para que las decenas de amigos de ella no estuvieran presentes en el camino a su última morada. 

En la misa de cuerpo presente estuvieron sus familiares y amigos que llegaron hasta la iglesia San Antonio, ubicada cerca de la casa de sus padres en la parroquia Venus del Río Quevedo, donde fue llevada en horas de la tarde de este lunes 29 de abril. A pesar del fuerte calor que hacía en horas de la tarde al momento de trasladarla al cementerio Jardines de la Paz, no se pudo observar a sus amistades con las que compartió hasta los últimos días previos a su asesinato. 

Como la ex viceprefecta de la provincia de Los Ríos, Jhoa Chong Qui, quien estuvo celebrando su matrimonio el último fin de semana en Quevedo. Tampoco estuvo su novio, el cirujano plástico José Luis Betancourt, quien no se apareció por nada del mundo en el último adiós de Landy. No así un grupo de amigas de Landy que mostraron su aprecio y, sin importarles el peso de la caja, la cargaron hasta el camposanto.

 Entonaron canciones de Marco Antonio Solís (“Cómo me haces falta”) y de Rocío Dúrcal (“Amor Eterno”), las lágrimas se apoderaban de las mujeres, quienes solo querían llevar a su amiga incondicional y despedirla dándole el último adiós. 

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

EL PESIMISMO TENDRÁ QUE PASAR DE MODA

La lucha contra la desnutrición crónica infantil fue uno de los programas emblemáticos del gobierno del presidente Guillermo Lasso. Desgraciadamente, la pompa excesiva que se hizo de la iniciativa y, a la vez, el marcado interés de la nueva administración

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore