La valiente mujer que se enfrentó a pillos para no dejarse robar y acabó arrastrada

No la salvaron ni las rejas. La emoción que la noche del pasado viernes  27 de octubre, Marcela (nombre protegido) sentía por la visita de dos familiares a su domicilio se vio empañada por la presencia de unos hampones, quienes aprovechando que ella abría la puerta del cerramiento de la peatonal ingresaron a la fuerza, y no conforme con robarle el celular, la golpearon y jalonearon.

Este hecho que no solo ha consternado a la afectada, sino también a los residentes de la manzana 114 y 115 de la tercera etapa de la ciudadela Guayacanes, en el norte de Guayaquil, quienes hace ocho meses decidieron instalar, por seguridad, portones para que nadie ajeno a ellos pueda ingresar libremente hasta su sector.

Héctor Aliaga, quien tiene su domicilio ubicado en la misma cuadra donde habita la víctima, de 33 años, relató que eran aproximadamente las 21:30 cuando Marcela salió de su hogar para abrir la puerta peatonal y fue en ese momento cuando dos hombres que bajaron de un taxi amarillo la apuntaron con un arma de fuego, la empujaron y se metieron a la fuerza.

“La vecina trató de correr, pero ella tiene una discapacidad en la pierna por un accidente que tuvo y se cayó, eso fue aprovechado por los delincuentes, que seguramente andan merodeando la zona”, contó el morador.

Cámaras de seguridad registraron el hecho, en las imágenes se observa cuando Marcela se acerca al cerramiento para abrirle la puerta a la pareja que la visitaba, en ese momento dos hombres la apuntan y ella sale corriendo.

Mientras trata de huir lanza su celular al piso, sin embargo, uno de los antisociales toma el aparato, la señora trata de quitárselo, desafortunadamente el pilloluego de forcejar con ella, de lanzarla al piso y tomarla del cabello, le arrebata el teléfono.

“Recogimos 200 dólares por casa y de nada ha servido. La ola de violencia que azota a Guayaquil ya no da más, cómo es posible que ni porque colocamos rejas podamos sentirnos seguros. Esta vez fue la señora de al lado, en cualquier momento podemos ser nosotros, nuestros hijos, es insostenible vivir así”, lamentó Aliaga.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

LAS ALCALDÍAS, NI PLANIFICAN NI CONTROLAN

Alarma constatar que muchas alcaldías carezcan de una visión estratégica y de una capacidad real de control sobre estos aspectos vitales. La falta de planificación no solo resulta en servicios deficientes, sino que también afecta la calidad de vida de

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore