Acusan al exvicepresidente Jorge Glas de acoso a su asistente

Este sábado fue presentada ante la Fiscalía General del Estado (FGE) una denuncia en contra del exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas Espinel por el presunto acoso contra la ciudadana Soledad Padilla. Según la acusación Glas habría intimidado de forma verbal y psicológica, además de amenazar a la denunciante de causarle un perjuicio personal a la “honra y prestancia profesional». Soledad Padilla fue asistente personal de Glas durante 17 años y en su escrito de demanda señala que mantuvo la relación laboral a pesar de que Glas había Sido condenado por diversos delitos. Padilla destaca que al ser la única persona que visitaba a Glas se creó un lazo de «humanidad”, lo que con el paso del tiempo provocó un cambio de actitud «a una esfera, aparentemente sentimental”.

Según detalló la denunciante, los episodios de acoso arreciaron cuando el vicepresidente Glas, conoció su relación con el asambleísta de la Revolución Ciudadana, Ferdinand Álvarez. En su petitorio, Padilla solicita a las autoridades la extensión de boletas de auxilio en favor de su hijo menor de edad, de su madre, su hermano y de su actual pareja, el Asambleísta Ferdinand Álvarez. Glas asegura que son infamias Tras conocerse la acusación en su contra, el exvicepresidente Jorge Glas Espinel salió al paso e indicó que es un nuevo ataque de «injurias” en su contra. A través de sus redes sociales Glas emitió un comunicado en el que señaló que las actuales acusaciones son una nueva campaña en su contra.

“Una vez más se ha iniciado otra campaña de infamias y calumnias en mi contra, por lo que me veo obligado a enfrentar acusaciones infundadas de las que estoy siendo víctima”, apuntó. Glas resaltó que el objetivo de estas acciones es dañar su “honra y reputación”. Según el exvicepresidente todo lo acontecido es la respuesta ante una denuncia que realizó él por el presunto delito de extorsión del pasado 18 de octubre.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

UN ESTADO PENETRADO

Las primeras sentencias del caso Metástasis asombran e indignan. Muchos de los involucrados eran policías y, según se demostró en el proceso, no fueron extorsionados ni cooptados, sino que ofrecieron cooperar con el narcotráfico voluntariamente. Queda también la amarga sensación

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore