SOÑAR PESADILLAS

Probablemente hasta hace más de dos décadas, viajar a los Estados Unidos era una forma de encontrar el sueño americano y salir de la pesadilla que resultaba vivir en el Ecuador, debido principalmente, al feriado bancario que robó los fondos de la mayoría de compatriotas, muchos de los cuales migraron en condiciones distintas a las de hoy, por mucho que los coyoteros sean el comienzo y el final en todo el trayecto.

Ahora, los reportes nos cuentan del número de migrantes en su afán de llegar al poderoso país del norte, y las distintas suertes que deben llevar desde la salida hasta cuando han cruzado la meta. Una sobrevivencia expuesta a los peligros de bandas delincuenciales que aguardan al flujo de migrantes para desvalijarlos o extorsionar su paso. La selva del Darién como travesía de esfuerzo máximo y muerte, y por si fuera poco todo el tránsito por México y el asedio del narcotráfico, todo en compañía de sus hijos, muchos en edad de infancia.

Completado el éxodo, su penoso ingreso a los Estados Unidos, quienes lo lograron sin haber sido deportados, los pone en las calles de esas urbes en condiciones adversas de sobrevivencia, vender caramelos a los niños en el metro, buscar empleo sin lograrlo por semanas enteras y pernoctar por las calles en condiciones miserables. El sueño americano es ahora, soñar pesadillas.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

LAS ALCALDÍAS, NI PLANIFICAN NI CONTROLAN

Alarma constatar que muchas alcaldías carezcan de una visión estratégica y de una capacidad real de control sobre estos aspectos vitales. La falta de planificación no solo resulta en servicios deficientes, sino que también afecta la calidad de vida de

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore