Más Tiburones Ballena visitan Ecuador: un espectáculo oceánico

Inéditamente, las costas ecuatorianas están recibiendo la visita de un gigante del mar. Biólogos y buzos han visto en repetidas ocasiones a un tiburón ballena desde hace dos meses, un evento raro ya que en años anteriores se han recibido pocos reportes de avistamientos del pez más grande del océano en aguas nacionales.

La mayoría de avistamientos han ocurrido en la Isla de la Plata, en la provincia de Manabí, en donde según la bióloga Micaela Stacey Solís las temperaturas océanicas y el fenómeno de ‘El Niño’ han generado cambios en los patrones migratorios de ciertas especies. Por ejemplo, las mantas que eran huéspedes temporales de junio a octubre, se las ha visto muy poco. Lo contrario ha sucedido con los tiburones ballena, menciona la cofundadora de 3Diversity, una iniciativa para democratizar el conocimiento sobre la biodiversidad que existe en Ecuador.

Los tiburones ballena son “oportunistas”, asegura el biólogo Michel Guerrero, porque están constantemente en busca de aguas más calientes en donde se producen los nutrientes y alimentos que consumen.

Para esta época del año las aguas deberían estar en 22ºC a 23ºC, sin embargo, los records más recientes establecen variaciones de temperatura entre los 25ºC y 27ºC hasta llegar a los 30ºC. Estas alteraciones han generado un incremento de plancton, alimento clave para los tiburones ballena, que pueden llegar a medir hasta 12 metros de largo.

Grupos como “Apnea Guayaquil”, que realizan exploraciones en la zona, se han llevado varias sorpresas durante sus inmersiones al notar la presencia de estos escualos en las aguas ecuatorianas.

Juan Roldán, miembro de Apnea Guayaquil, relata que bucear junto a estos colosales peces es como estar en un sueño, su tamaño puede ser intimidante pero tienen una personalidad muy tranquila. “Te transmiten paz, visualmente es impresionante al ser un animal tan grande y verlo nadar cerca es alucinante… Yo lo he visto seis veces en mi vida y nunca me deja de sorprender”.

Fernanda Carrera, otra miembro del mismo grupo de Apena, no se esperaba ver a este gigante mientras realizaba su inmersión, fue su primera vez y lo describe como una experiencia única en la vida: “La cara es muy bonita, tan tranquilo parece un peluche gigante”.

¿Es el mismo tiburón?

Según los biólogos consultados para este reportaje, lo más probable es que sean diversos tiburones ballena y no uno solo, los que están de visita en Ecuador. Para comprobarlo existe un registro parecido a la huella dactilar llamado “fotoregistro”, con este se comparan las pigmentaciones de las manchas del animal para de acuerdo a los patrones, identificar al tiburón. Cuando esto sucede se le da un nombre al animal para poder seguir su migración.

Mediante el fotoregistro se conoce que los tiburones en Isla de la Plata no son los mismos. Su presencia en nuestras costas se debe a los nutrientes que se encuentran en el mar, además de los estados de limpieza que les realizan las especies pequeñas quitándoles piel muerta o parásitos.

Para conocer más sobre la migración de los tiburones ballena se les ha incorporado un tag que funciona como un rastraeador. Con esta tecnología se ha determinado que su recorrido llega hasta las costas de Perú, pero desde este punto la señal se pierde, dejando la duda de si existe pesca ilegal de la especie en ese país.

Los efectos del fenómeno de El Niño

El biólogo Michel Guerrero detalló que meses atrás ya se venía evidenciando la presencia de “El Niño”. Este fenómeno genera un calentamiento totalmente anormal en el agua del océano; aunque se ha presenciado el ingreso de la corriente de Humboldt, esta no ha venido con la fuerza usual para desplazar al agua caliente.

El año pasado las corrientes seguían su curso natural, de hecho el 2022 fue el año con mayor avistamiento de mantas gigantes en Isla de la Plata. Desde 2011 se había declarado a Ecuador como el país que alberga la mayor cantidad de mantarrayas gigantes del mundo. Más de 22.000 mantas nadaban para esta época cerca a Isla de La Plata del Parque Nacional Machalilla.

Sin embargo, en este 2023 el número de avistamientos de estos gigantes de entre cinco y ocho metros de longitud se ha reducido. Guerrero aclara que el no verlas en la superficie no significa una ausencia, sino que estos animales pueden encontrarse en las profundidades del mar, donde el agua es más fría.

Stacey, quien también trabaja en Exploramar Diving, una empresa de turismo especializada en el avistamiento de mantas, investigación y conservación marina, indica que el año pasado se observaron varios grupos grandes de mantas.

“Eran buceos alucinantes, porque tenías mantas que venían de arriba, de abajo, de los lados, mantas que se te acercaban porque las mantas son súper curiosas, tienen una personalidad súper amigable con los buzos”. Este año en la misma época, los avistamientos de mantas son escasos y solo llega a observar una o dos, aunque también ha tenido buceos donde no logra verlas.

El estado actual de las temperaturas es un llamado de atención para lo que puede llegar a pasar. Con el cambio climático varias especies dejan de visitar las costas ecuatorianas, aunque la ausencia de avistamientos no implica una disminución de la especie, sino más bien que están cambiando sus rutas migratorias hacia zonas en donde puedan encontrar sus alimentos en aguas más frías y profundas.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

LAS ALCALDÍAS, NI PLANIFICAN NI CONTROLAN

Alarma constatar que muchas alcaldías carezcan de una visión estratégica y de una capacidad real de control sobre estos aspectos vitales. La falta de planificación no solo resulta en servicios deficientes, sino que también afecta la calidad de vida de

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore