Un mes sin Agustín, pero con un legado que vive

La de este miércoles fue una jornada única en Manta: conmovedora y, al mismo tiempo, de esperanza por un horizonte de progreso y amor por esta ciudad, que hace un mes le arrebataron a su líder, al eterno alcalde Agustín Intriago, pero cuyo legado vive en la gran familia mantense, que le rindió un sentido tributo en la explanada del palacio municipal. Así llegó Nelly Barrezueta, desde Ceibo Renacer, quien portaba en su mano una rosa blanca que luego, como decenas de mantenses hicieron, colocó al pie de un retrato de Agustín tras caminar hasta ahí al borde de las lágrimas.

Otros ciudadanos llegaron con camisetas con el rostro de él, gorras y banderas, como muestra de que se lo extraña con profundo sentimiento. “Aún hay mucha tristeza… Siempre lo llevaremos en nuestros corazones, porque cuando le pedíamos algo, nunca nos dijo que no. Él siempre nos recibía con su carisma y con sus brazos abiertos”, dijo Nelly. Mientras, la alcaldesa Marciana Valdivieso rindió homenaje a Agustín de una manera especial: un video con una canción inédita a la vida y memoria del eterno alcalde, lo que estremeció los corazones de los ciudadanos y familia municipal presentes.

“Agustín se marchó de manera inesperada, dejando un vacío enorme en nuestros corazones, pero estamos aquí; y seguro él nos está viendo desde el cielo, pidiendo que avancemos, porque así era él: tan trabajador y tan comprometido. Y por ese legado que nos dejó nos vamos a levantar con fuerza para honrarlo y convertir a Manta en un faro de desarrollo y progreso”, dijo.

En este tributo se colocaron ofrendas florales, hubo una ilustración en vivo de un retrato de Agustín, la intervención artística de la niña Mileyka Zambrano y el Coro Municipal; además, el sentido agradecimiento del niño Byron Delgado, y la oración del padre Alberto Benavides y del pastor Andrés Intriago… En definitiva, el alma de Manta se abrazó con su eterno alcalde.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

UN ESTADO PENETRADO

Las primeras sentencias del caso Metástasis asombran e indignan. Muchos de los involucrados eran policías y, según se demostró en el proceso, no fueron extorsionados ni cooptados, sino que ofrecieron cooperar con el narcotráfico voluntariamente. Queda también la amarga sensación

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore