EL ODIO COMO INSUMO

Ya no vemos. Vemos sólo lo que queremos ver. Lo que nos indujeron a ver, como la única solución, aunque haya significado el progresivo incremento de la situación actual para vivir con miedo. Nos acostumbraron a ver solo el lado malo del adversario, sin el más tenue ejercicio mental por encontrar un atisbo positivo en sus decires y acciones. Por el contrario, nuestras miradas se educaron para amplificar los errores, desnaturalizar los hechos y distorsionar la información para que nuestra antipatía migre hacia el odio por el rival y sus seguidores que se convierten por inducción en nuestros enemigos.

Mientras los políticos posicionan sus rivalidades para confrontarse, somos inoculados de una versión adversa a los principios, desconociendo que los grupos de poder solo persiguen fines. Borrado el sentido crítico de nuestra reflexión, actuamos instintivamente a tomar partido por los que nos hacen considerar nuestros, contra los otros, responsables de todos los males presentes, aunque ya los nuestros hayan gobernado nuestro pasado reciente, y endosen las culpas al pasado anterior a ellos.

Con el odio como insumo, vamos a expresarlo a cuenta de libertad en cada sitio virtual, envenenando con cada palabra a quien muestre desacuerdo. Se aleja cada vez más nuestra tolerancia, necesaria para que el pensamiento del otro sea respetado. A eso llamamos democracia.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

VISIBILIZAR A LA DISCAPACIDAD

La Fundación Rett Ecuador y la Academia en Busca de Sentido se han constituido en los principales estandartes de su meticulosa labor filantrópica. Toda su credibilidad, su red y su experiencia han estado al servicio de su misión de transformar

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore