Varios alcaldes solicitaron protección a la Policía durante este año

En lo que va de este año, Ecuador encara un alarmante incremento de atentados dirigidos a figuras políticas, especialmente en la región Costa. Desde las elecciones seccionales del 05 de febrero, la violencia ha terminado con la vida de varios personajes políticos tanto en funciones como en época de campaña.

El último ataque mortal ocurrió este domingo 23 de julio, cuando el alcalde de Manta, Agustín Intriago, fue asesinado mientras participaba en un evento para la entrega de obras en el barrio 15 de septiembre.

Según información de la Policía Nacional han recibido al menos 14 pedidos de protección y seguridad por parte de autoridades seccionales en lo que va de 2023.

De acuerdo con información policial se analizó el riesgo personal y los justificativos en cada caso. En dos casos se coordinaron acciones de protección por parte de los elementos de la policía, una de ellas, para el Alcalde Manta, quien tenía seguridad vigente hasta septiembre de 2023, y cuyo cerco de seguridad fue vulnerado.

Ante esto, la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), liderada por el alcalde de Nabón, Patricio Maldonado, ha hecho un llamado al presidente Guillermo Lasso, para implementar un «nuevo modelo de seguridad».

Maldonado, presidente de la AME, sostiene que existe mucha preocupación entre los 220 alcaldes del país. “Creemos que las respuestas de la Policía Nacional no han sido contundentes ni eficientes. Tenemos a varios alcaldes bajo amenazas. No necesitamos solo policías que acompañen sino policías capacitados, que brinden seguridad y resguardo”, subrayó.

Según una fuente especializada en seguridad que pertenecía a la Policía Nacional, el equipo básico destinado para dar seguridad a personalidades de la política que la soliciten está conformado por tres agentes de la fuerza pública. Esto cambia de acuerdo con la autoridad y el rango, que considere el análisis previo de peligro.

Estos tres agentes, detalla, deberían contar con tres armas, cada uno, tipo Glock 9 milímetros, y dos alimentadoras adicionales con 17 proyectiles cargadas.

“No había oportunidad de que con estas armas se evite el resultado mortal del atentado en contra del Alcalde; el ataque fue perpetrado con un fusil, el alcance de esta arma podría traspasar incluso un auto. Un mejor trabajo en logística pudo evitarlo”, indicó la fuente.

Además detalló que, para que funcione adecuadamente la protección, el equipo debe contar con tres subequipos especiales, conformados por, al menos, 12 policías distribuidos en: un grupo de Inteligencia, otro de contrainteligencia y un equipo táctico.

Este criterio lo comparte el profesor y experto en seguridad, Luis Córdova, quien sostiene que en esas circunstancias no es un problema de armamento sino de “inteligencia”.

“Lo importante sería conocer cómo estuvo planificada su “avanzada”, por ejemplo, para verificar riesgos y vulnerabilidades. Esa sería la tarea de un equipo de seguridad”, explicó. Sobre esto, Jhonny Firmat, director Ejecutivo de AME, indicó que, ante el asesinato de Intriago, han solicitado de forma emergente una reunión con el Consejo de Seguridad Pública y del Estado (Cosepe), ya que, en el lugar donde fue asesinado Agustín Intriago, pese a tener custodia policial, “no tenemos información de inteligencia”.

El criterio de Córdova es que, al estar permeadas por el crimen organizado, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, no son garantía de seguridad o protección, en el contexto de un trabajo logístico.

“Muchos policías y militares trabajan para distintas organizaciones criminales”, destaca el experto.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

UN ESTADO PENETRADO

Las primeras sentencias del caso Metástasis asombran e indignan. Muchos de los involucrados eran policías y, según se demostró en el proceso, no fueron extorsionados ni cooptados, sino que ofrecieron cooperar con el narcotráfico voluntariamente. Queda también la amarga sensación

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore