SIN IDEOLOGÍA NI PARTIDO

Ahora mismo el país demuestra una gran presencia de candidatos para las elecciones, sea presidenciales como para asambleístas, sin ideología definida primero, y sin partido político en donde se hayan formado, o peor militado. Prevalece una suerte de dueños de casa, que ponen a disposición de inquilinos piezas de alquiler, tal cual es la actividad de los representantes de los partidos políticos en su mayoría.

Con esta apreciación, candidatos que participaron por agrupaciones políticas en la anterior campaña, hoy, son aupados por otras, en un afán exclusivo de cumplir con los requisitos, antes que sostenerse en el principio de pertenencia y definición. Quienes fueron, o se dicen de centroizquierda, hoy se ven más a la derecha por el hospedaje recibido, y por quienes los respaldan.

Los que sostienen que las ideologías no son importantes, dado que la inseguridad y el desempleo ni buscan, ni encuentran en conservadores o progresistas su expansión, desconocen que la inversión social desconectada ha favorecido el crecimiento desmedido de estos males.

La ilusoria idea de generar riqueza para repartir- la, demuestra una concentración e inequidad como resultado de la aplicación de políticas de mercado. Disminuir el tamaño del Estado hasta restarle presencia en cárceles, barrios, hospitales y vialidad, lo estamos viviendo.

MÁS NOTICIAS

EDITORIAL

EL PESIMISMO TENDRÁ QUE PASAR DE MODA

La lucha contra la desnutrición crónica infantil fue uno de los programas emblemáticos del gobierno del presidente Guillermo Lasso. Desgraciadamente, la pompa excesiva que se hizo de la iniciativa y, a la vez, el marcado interés de la nueva administración

Leer más »
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore